KTM Duke 790: Gran novedad entre las motocicletas naked

Son muchos los moteros que estaban esperando la nueva KTM Duke 790, que aterriza en el mercado con ganas de revolucionar el segmento de las naked. Tras una larga espera, hizo su debut oficial en el EICMA 2017, con un nuevo motor bicilíndrico bautizado por la firma austriaca como LC8c, que brinda una potencia máxima de 105 CV, lo que garantiza plena diversión sobre el asfalto.
Tecnología, motor y sensaciones

Con un peso contenido de 169 kilogramos, todo el diseño de la KTM Duke 790 ha sido concebido para acometer las curvas como si estuviésemos rodando en un circuito, con un rugido que nos cautiva inmediatamente gracias a la ubicación de su escape, que emerge justo por debajo del colín.

Este nuevo modelo de KTM se sitúa entre la KTM 690 Duke, con motor monocilíndrico, y el techo de la gama, la 1290 Super Duke R, con un excepcional nivel de prestaciones.

El principal argumento de la nueva KTM Duke 790 es su comportamiento dinámico, destacando su horquilla delantera invertida de WP y sus frenos de disco radiales. Todo ello, con un excelente nivel de equipamiento que incluye ABS con asistencia en curva, control de tracción, control de crucero, cambio semiautomático, cuatro modos de conducción y tecnología TFT en el panel de instrumentación, entre otros elementos destacados.

Los argumentos de este nuevo modelo de la firma naranja son sólidos. Estamos ante un tipo de motocicleta orientada a un público de amplio espectro, gracias a un motor que es igualmente adecuado tanto para los motociclistas menos experimentados como para aquellos expertos del pilotaje que buscan exprimir al máximo la montura en las curvas. De hecho, hereda la imagen agresiva de la 1290 Super Duke R, pero ofreciendo una mayor versatilidad, por lo que resulta una moto ideal para el uso diario. Estéticamente hablando, la moto es imponente, con un diseño muy anguloso y montaraz, así como iluminación LED.
Precisión y dinamismo en carretera

Definitivamente, la KTM 790 Duke se muestra sin el menor complejo, con una apuesta muy diferente a lo que estamos acostumbrados en un segmento un tanto conservador. El chasis cobra protagonismo a la hora de lograr ese comportamiento y agilidad en curva. Diseñado y creado desde cero, en exclusiva para este modelo, está compuesto por secciones de acero al cromo molibdeno soldadas, que emplean el propio motor como uno de los elementos de soporte, logrando de ese modo ahorrar el peso del conjunto. Por su parte, el subchasis se ha fabricado en aluminio y lleva integrado el filtro del aire en su interior.

En resumen, la KTM monta un propulsor contundente, con mucho empuje desde bajas vueltas, aunque cuando alcanza las 9.000 rpm, entrega su máxima potencia, cifrada en 105 CV. No obstante, la ausencia de protección aerodinámica, propia de las naked, anima a ir un poco más despacio. De cualquier modo, el conjunto se desenvuelve con gran dinamismo, tanto en pendientes como en zonas rápidas y viradas. A todo ello hay que sumarle un precio realmente atractivo, siendo una firme alternativa para motocicletas como la Triunph Street Triple. Con este modelo KTM ofrece un novedoso producto que, sin duda, no va a pasar desapercibido.

Puedes encontrar todos los recambios y accesorios de KTM en nuestra web de Partsss